dimecres, 1 d’abril de 2015

COMUNICADO DE COMUNIDADES DEL NORTE DEL DEPARTAMENTO DEL QUICHÉ A TODAS LAS COMUNIDADES Y PUEBLOS, ASÍ COMO A LA OPINIÓN PÚBLICA DE GUATEMALA.

COMUNICADO DE COMUNIDADES DEL NORTE DEL DEPARTAMENTO DEL QUICHÉ A TODAS LAS COMUNIDADES Y PUEBLOS, ASÍ COMO  A LA OPINIÓN PÚBLICA DE GUATEMALA.

Reunidos en Asamblea, representantes comunitarios de las comunidades y pueblos del norte del Departamento de Quiché,

MANIFESTAMOS:
Que las comunidades ya nos estamos informando e intercambiando entre nosotros información sobre el avance y desarrollo de las muchas agresiones que la matriz energética, las concesiones mineras, las hidroeléctricas o represas,  la extracción petrolera y las mega-plantaciones están provocando. Consideramos que estas agresiones vienen ya de años atrás y en la actualidad se están relanzando con mayor fuerza por parte del Gobierno y de las Empresas.

Las comunidades estamos analizando que la producción, transporte y distribución de la energía se relacionan con la explotación minera y petrolera, ya que sin energía eléctrica y diésel no se pueden poner en marcha y desarrollar esas explotaciones mineras y el resto de megaproyectos. Las empresas dependen tanto de nuestra agua, como de la producción de la energía.

Las comunidades y los pueblos sabemos que de nuestras luchas no solamente dependemos nosotros sino también nuestros hijos y las generaciones futuras.

Es por ello que se han realizado, ya hasta la fecha, al menos 85 Consultas Comunitarias de Buena Fe cursadas a los Gobiernos, al MEM, a la PDH, al Congreso, al Organismo Judicial, así como a organizaciones internacionales.

A través de estas Consultas, así como a través de innumerables consultas informales, jóvenes, niños y niñas, mujeres, hombres y ancianos estamos ratificando nuestra voluntad colectiva de que los bienes y recursos naturales de nuestras comunidades y pueblos, deben ser empleados razonablemente por nosotros mismos para nuestro bienestar y desarrollo colectivo y NO para el desarrollo de las empresas que acaban con nuestros propios bienes naturales en beneficio de ellas mismas.

Estas Consultas Comunitarias, tanto las formales como las informales con el levantamiento de sus Actas respectivas, se han convertido en actividades fundamentales para llegar a un buen gobierno y constituyen un aporte indispensable a la gobernabilidad, al bien común y a la verdadera paz, dentro del marco legal que permite la Constitución y las leyes que la desarrollan, el Código Municipal, así como los Tratados y Convenios internacionales suscritos y ratificados por el Gobierno de Guatemala.

Pero así como algunas asambleas comunitarias expresan, las Consultas no caminan solas y las empresas y los Gobiernos se mueven en sentido contrario, no solo desoyendo la voz y decisión de los pueblos, sino provocando múltiples violaciones y agresiones que acometen contra los derechos humanos y los derechos colectivos de la población tratando de engañarla y manipularla.

Sin información, sin consentimiento libre, previo e informado de las comunidades y pueblos, más bien con engaños, se han estado privatizando tierras ejidales comunales para que puedan ser vendidas a personas individuales y favoreciendo intereses particulares. Así, desaparece la propiedad y administración colectivas de los pueblos sobre sus propias tierras y bosques comunales.

Sin información, sin consentimiento libre, previo e informado de las comunidades y pueblos, las empresas pasan por aldeas y municipios con sus torres de transporte de energía eléctrica, fragmentando, rompiendo y dividiendo nuestras tierras, así como nuestras sociedades. Del mismo modo, estas empresas encierran y cercan nuestras tierras, comunidades y pueblos en los diferentes Lotes del Plan Nacional de Expansión del Sistema Eléctrico que el Gobierno les va adjudicando  (TRECSA, FERSA y otras). Es así como sobre nuestra sociedad y nuestros derechos, las empresas establecen sus propias sociedades y sus propios territorios, obteniendo sus propias ganancias sobre nosotros, nuestras tierras y nuestros recursos naturales.

Las comunidades, mientras tanto, pagamos y sobre-pagamos la luz y el alumbrado público, aún donde no lo hay, del mismo modo que en contra de nuestras voluntades y de la salud de la población, van construyendo subestaciones de energía eléctrica allá donde les viene mejor para obtener sus beneficios.

Sin información, sin consentimiento libre, previo e informado de las comunidades y pueblos, continúan proyectando y construyendo hidroeléctricas y proyectando nuevas y viejas licencias mineras sobre todo el territorio del Norte del Quiché, (e igualmente en otros territorios del país), sin dejar siquiera un metro de tierra libre para nuestras comunidades y nuestro propio desarrollo. Adjudicaciones que se asignan a las empresas PROMINAS, S.A., Cazadores de Sueños, S.A., Aventuras Mineras S.A., y otras.

El Gobierno viene facilitando y posibilitando la penetración de las empresas sin información, sin consentimiento libre, previo e informado de las comunidades y pueblos, violando así las decisiones colectivas,  siendo esta la causa y origen de la conflictividad política y social en todo el país.

Esto es así, también por la existencia y promulgación de nuevas leyes y Decretos, por medio de las cuales se nos impone a los pueblos servidumbres forzosas de transporte de energía eléctrica, o los Acuerdos gubernativos, que no son leyes, pero tratan de convertir todo este gran negocio privado de las Empresas en una “cuestión de interés público y seguridad nacional”, usurpando nuestras tierras y entregando nuestras propias semillas y plantas a las empresas, queriéndonos arrebatar nuestros derechos individuales y colectivos que nos reconocen las leyes y la Constitución de la República de Guatemala.

Los esfuerzos de nuestras comunidades y pueblos de participación democrática y creación de políticas públicas favorables a un desarrollo sustentable, son permanentemente rechazados y criminalizados, tanto por parte de las empresas privadas como por parte del Gobierno. Se oculta y legaliza la corrupción y la impunidad por medio de leyes y acuerdos gubernativos, estigmatizando a nuestras comunidades y criminalizando a quienes precisamente luchamos contra la corrupción y la impunidad.

Es por todo ello que los representantes comunitarios de Comunidades del  norte del Departamento del Quiché,

EXPRESAMOS:
-          Nuestro rechazo y el rechazo de nuestras Comunidades a la usurpación y robo de nuestras tierras, agua y bosques, así como al robo de nuestros derechos humanos y nuestros derechos colectivos, que nos corresponden y nos reconoce la ley.

-          Nosotros y nuestras Comunidades rechazamos los megaproyectos, empresariales u oficiales, que nos imponen sin información, sin consentimiento libre, previo e informado de nuestras comunidades y pueblos.

-          Pedimos la anulación de todas y cada una de las licencias de exploración y explotación concedidas por el Ministerio de Energía y Minas (MEM) sobre nuestras tierras.

-          Pedimos, igualmente, la anulación de todos los permisos hidroeléctricos y de subestación concedidos, tanto en el Ixcán, como en Uspantán, Sacapulas, Cunén y Chicamán.

-          Pedimos la anulación del Acuerdo Gubernativo 145-2013, la anulación de la Ley 4782 de Servidumbre Forzosa, la anulación del Decreto de Ley 8-2014 de Túmulos, así como la anulación de la Ley de Telecomunicaciones 12-2014.

-          Esta Asamblea ratifica el NO a la explotación indebida de nuestros recursos naturales, del mismo modo que ratifica el carácter vinculante de nuestras consultas de Buena Fe realizadas o por realizar.

-          Denunciamos y condenamos la represión política, en todas sus formas, que estamos viviendo y la violencia del Estado en contra de las resistencias legítimas a este supuesto modelo de desarrollo extractivista.

-          Exigimos la liberación de TODOS los presos y presas políticos que han sido judicializados y encarcelados injusta y arbitrariamente. ¡Ni un preso político más!

Hacemos un llamado a todas las comunidades y pueblos a exigir que la información pública llegue a todas las comunidades para que estas puedan seguir desarrollando sus posicionamientos y decisiones comunitarias e intercomunitarias.

Igualmente hacemos un llamado a todas las Comunidades y Pueblos a documentar, con Acta o Memorial, todas y cada una de las agresiones que están sufriendo, tanto para dar continuidad al trabajo de Consultas comunitarias, como para dar continuidad a las luchas legales por la defensa de nuestros derechos humanos y nuestros derechos colectivos, dentro o fuera de Guatemala.

A este comunicado se adhieren las comunidades y pueblos del norte de Huehuetenango.
Cunén, 26 de Febrero 2015, Asamblea Intercomunitaria del Norte de Quiché



Santa María de Nebaj a 21 de marzo de 2015, 
Encuentro de Delegados del Norte de Quiché

diumenge, 22 de març de 2015

3er aniversari de resistència pacífica LA PUYA - Guatemala

A La Puya, San José del Golfo, Guatemala, segueixen fent front contra la mineria. En el següent document podeu veure el 3er aniversari de la resistència pacífica. 
La nostra solidaritat amb les comunitats indígenes que defensen la seva terra davant de l'espoli de les mineries i l'atac del neoliberalisme que impera a Guatemala així com en altres països de la zona. Un exemple de lluita fraternal i de solidaritat entre comunitats.
Al minut 1:56h hi apareix en Fermín Rodrigo, l'amic de Brigades Internacionals de Pau.

diumenge, 15 de febrer de 2015

Crònica des de Guatemala - Fermín Rodrigo

Us faig arribar l'escrit que ens envia el company Fermín Rodrigo des de Guatemala. Ell és membre de PBI Guatemala i a més a més està col·laborant amb diferents organitzacions a Guatemala en la lluita pel manteniment de la Memòria Històrica i la lluita perquè les comunitats indígenes, massacrades durant els anys de conflicte armat (de finals dels 70 fins al 1996) puguin recuperar les terres i que siguin compensades per les morts i tortures a que van ser sotmeses.


VISITA A LA COMUNIDAD PRIMAVERA DEL IXCÁN (CPR IXCÁN). Del 30 al 2 de febrero del 2015.

No era la primera vez que lo hacía. A las 4 a.m. agarré el bus de La Monja Blanca hacia Cobán y a las 9,30 a.m. ya estaba en la Terminal Norte, sucia y descuidada, como siempre. Busetas amontonadas, gentes gritando y anunciando el pasaje para otros destinos, vendedores de todo, chafas y controladores de vida y milagros. Ni un zancudo queda sin identificar. Nadie se preocupa ni en darle un manotazo.

Los baños de la Terminal bastante impresentables, a pesar del peaje que has de abonar, pero que son visita obligada (está bien llevar siempre papel higiénico pues el papelito que te dan no llegan para un “santo y señal”).

Cargando con el bocadillo hecho en casa y un agua pura, apenas tardé unos minutos en salir camino de Cantabal. Durante el viaje iba pendiente de no dejar pasar la mirada al desvío para Monte Olivo, donde tuve el privilegio de compartir y visitar hace dos años, en una reunión comunitaria e intercomunitaria inolvidable. Meses mas tarde en ese lugar vendrían nuevas luchas, asesinatos, desapariciones, desplazamientos y solidaridad… y el pueblo kekchí dando, de nuevo, un ejemplo de resistencia y dignidad que continúan. Allí, al pasar por el desvío que sale a la izquierda de la carretera, los tuve presentes y renové mis compromisos.

Durante el viaje uno puede observar que hay cosas que desgraciadamente no cambian en esta Guatemala herida. En la buseta, delante de mí, una mujer indígena descansa su cabeza sobre un lugar inexistente y trata de dormir superando el traqueteo de la ventanilla, los ganchos y el reaposento continuo a que nos somete el ayudante del piloto. Resalta, en ese conjunto de movimientos, el trato avasallante y discriminatorio al que son sometidas las mujeres indígenas ancianas. Partimos de que la buseta tiene 12 plazas, ya ajustadas; que cargan 16 o 20 y que, a pura voz de mando, los pilotos van reubicando a la gente bajo criterios propios, siempre machistas y racistas, tan arraigados y explícitos en la cotidianidad guatemalteca, con sus sabrosas y contadas excepciones, que también las hay. Afortunadamente, entre el pasaje, también puedo apreciar comportamientos y actitudes de ayuda mutua y colaboración que son como una aire fresco y esperanzador.

El caso es que, ya desde esa buseta y, sobre todo cuando llego a Cantabal, me siento observado y controlado; nada nuevo por otra parte. Es como si pudiera asegurar que antes de llegar a Cantabal o a Primavera una compañía invisible, controladora de personas y territorialidades, supiera ya perfectamente quien soy, a qué y a dónde me dirijo. Y eso, que va corriendo todo el camino por delante de mí, me hace agudizar los sentidos, afinar los comportamientos y distinguir lo fundamental de lo accesorio; lo que se puede hacer y lo que de ninguna de las maneras te puedes ni plantear. A pesar de todo eso, nada depende solo de mi.

Ya en Cantabal, agarro camioneta hacia Primavera a las 2 de la tarde. Siento que la discreción y la prudencia han de acompañarle a uno siempre, pero en Cantabal de manera especial.  Me aborda gente que pregunta de las formas más variopintas para donde y porqué me muevo. Si no andas “fino” puedes creerte que estás hablando con alguien de confianza y conocedor de Primavera, pero que lo que pretenden es informarse y saber qué pintas allá y que pueden aprovechar de ello. 

Si conoces algo sobre los poderes e intereses en la zona (y si no también) lo mejor es contestar educadamente sobre fútbol, el tiempo, o cosas así aunque no entre dentro de tus aficiones ni prioridades.

En el camino a Primavera tuve la suerte de coincidir con el antiguo administrador de la Cooperativa La Resistencia, de Primavera. Intercambiamos sobre gentes y personas acompañantes conocidas por ambos, de su trabajo y expectativas, de sus papás, de los tiempos de La Esperanza y Santiaguito (estuvo en el internado), de su hijo chiquito… Me dio saludos especiales para “el pajarito” de Catalunya.

No sé porqué la conversación me traslado a los nuevos programas del PNUD para la región ixil. O los de la AID para esa región y Sacapulas, Cunén y Uspantán.  Programas de gobernabilidad (que llegan de fuera, cuando son las propias comunidades las que dia a dia posibilitan la gobernabilidad),de justicia transicional, de alimentación (FAO y compañía), del pisto que con tinte de cooperación vuelve de nuevo al Quiché en esta nueva fase, grandota, de expolio del territorio que ahorita se relanza. Si, de nuevo, los grandes proyectos de ayuda y cooperación llegan con el relanzamiento de las empresas. Ahorita que la cooperación está en crisis por los recortes en todos los paises , no puede faltar en estas zonas como estrategias de modular, frenar y eliminar las resistencias de las comunidades y los pueblos. Pues sí: directamente Naciones Unidas llevando a cabo estos proyectos, en estos momentos y con estas intenciones que, lógicamente, nunca se confiesan pero que hieren como puñales.

El caso es que a las 5 de la tarde llegué a la comunidad que estaba realizando su XXXVII Asamblea y cuya declaración política final ya os he hecho llegar. Nada más entrar en el salón, lleno de ancianos, mujeres, hombres y jóvenes me pidieron saludar y ahí sí, les tuve definitivamente presente a todos y todas ustedes, a la vez que con voz temblorosa y emocionada expresaba mi más profundo agradecimiento después de tantos años de acompañamiento mutuo. 

Acabaron de elegir a sus nuevas autoridades, tanto del CCPI como de los diferentes comités, saludaron las personas invitadas y salimos del salón. Mi sorpresa fue grande cuando me vi totalmente rodeado de chiringuitos e instalaciones de ocio que formaban parte de “la Feria Primavera 2015”. Eso sí que no lo conocía en esas dimensiones y en plena selva!!

Una gran noria, era movida a mano por dos chavos con guantes, mientras su música de tunda, tunda,  se hacia insufrible. Futbolines, puestos de bebidas, de comidas,  maquinas para matar imaginariamente personas y animales, casetas de tiro…

Coincidía, todo esto,  con las primeras estadísticas sobre los asesinatos y muertes extrajudiciales cometidas durante el mes de enero en Guatemala. Muertes, estas sí reales, en el primer mes del año proclamado por el presidente, y ex-militar, Otto Pérez Molina como el “año de la no violencia”. Los primeros datos situaban esta masacre continua en 448 (cuatro más que en enero 2014). Cuando bajé a la capital me enteré que otras fuentes sitúan la cifra en 780 o así, ¡en un solo mes! No son cifras, son vidas humanas, familias destruidas, tejido social disperso y confuso… es la guerra! O si se prefiere, una de las expresiones de la guerra inacabada. La vieja disputa con caretas nuevas. Las nuevas agresiones y las nuevas territorialidades. Los viejos actores reforzados. La vuelta a lo peor. La ruina! Si, en la Guatemala del “año de la cultura”!

Pero ahí está Primavera, y tantas otras Primaveras. Una comunidad creciendo en referencia, en lucha, en dignidad. Acogedora y controladora de los peligros que le rodean y transitan tranquilamente, de noche y de día, por sus caminos a veces intransitables. Ahí está Primavera con sus mujeres y jóvenes que van poco a poco asumiendo con fuerza la responsabilidad de ponerse al servicio de la colectividad desde los comités políticos, de salud, de vigilancia, de educación de producción, de relaciones necesarias con el resto de comunidades.

No soy capaz de reproducir los bellos y elaborados discursos, profundos y sentidos, de 5 mujeres jóvenes de la Comunidad que en la fiesta del primer día expusieron su manera de ver los problemas más candentes: recursos naturales, medio ambiente, educación, relaciones sociales… Chavas que, algunas, ya eran naturales de Primavera y que, sólo a través de la Memoria vivida y recuperada por sus familias, les había sido transmitida. Cuanta fuerza y compromiso!

Respecto a años anteriores, sentí cómo la comunidad va recuperando “lo colectivo” con decisión. Se veía en el intercambio de información, en las intervenciones y el cariño con que eran hechas, en las críticas y correcciones, en la elaboración de planes, estrategias y alianzas comunitarias e intercomunitarias… en el nivel político de su trabajo. Sin duda, Primavera se ha convertido en un motor y un referente político positivo para el Ixcán.

En estos días pasados en Primavera las conversaciones mantenidas, el cariño y acompañamiento recibidos, la forma de referirse al intercambio epistolar, a la colaboración del sindicato USTEC-Stes de Catalunya, a las delegaciones enviadas por USTEC-Stes-Entrepueblos, la forma de plantear sus problemas y necesidades, el camino recorrido y las peticiones expresas, me hacen afirmar que la Comunidad sigue pidiendo acompañamiento político internacional. Acompañamiento, cuyo contenido, sentido y concreción, es siempre un camino de hermanamientos, aprendizajes y compromisos mutuos.

 Fermín

diumenge, 8 de febrer de 2015

Comunitats en resistència

A resultes de la celebració de la 36ena assemblea de la comunitat Primavera del Ixcán, ens fan arribar la seva declaració política, i essent com és una petita comunitat, podríem dir que mig perduda dins de la seva de Guatemala, no obliden les lluites a tants països companys d'Amèrica llatina i centre-amèrica, així com tenen present el record dels atemptats perpetrats a França.






dissabte, 4 d’octubre de 2014

Alerta, setiembre 2014 - Guatemala. Creciente cierre de espacios para la defensa de derechos humanos

Declaración de la Comisión Internacional de Juristas (CIJ) al finalizar su visita al municipio de Rabinal, departamento de Baja Verapaz : inquietud frente a la creciente militarización del municipio



Guatemala: Un país donde las cárceles acrisolan la mística revolucionaria de sus profetas encarcelados


Enviado a la página web de Redes Cristianas

La historia guatemalteca recordará este período neoliberal, no sólo como una dolorosa época de despojo-expulsión, y disolución de los derechos humanos, sino también como una etapa de la criminalización más cruenta de la defensa de los derechos humanos y de la Madre Tierra.
A las y los defensores de derechos, y a cuantos se atreven a despertar y a organizar a la población despojada, el Estado-empresa neoliberal los declara ipso facto “enemigos internos”, los persigue y encarcela, si acaso no son asesinados selectivamente.
Hace más de 3 meses atrás, tres defensores de derechos del Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), fueron secuestrados por agentes particulares de la empresa distribuidora de energía eléctrica ENERGUATE, e inmediatamente ligados a proceso penal (sin que existiera orden de detención). Uno de los secuestrados-encarcelados es Don Mauro Vay (MV), de 60 años de edad. Incansable defensor de derechos. Fundador y coordinador nacional de CODECA. Él, en la cárcel de Huehuetenango, nos concedió la siguiente aleccionadora e interpelante entrevista.

O.I. ¿Quién es Mauro Vay?
M.V. Soy campesino de la clase desposeída, dirigente consciente de la lucha revolucionaria. Vengo de una familia muy desposeída. Pero, en el transcurso de mi vida, he aprendido que no hay otro camino que hacer cambios. (…), persigo cambios y no me importa a cualquier costo.

O.I. ¿Qué le motivó y motiva a gastar su vida en la lucha social?
M.V. Al inicio, la pobreza, la experiencia de la vida en el campo. De cómo se manejaba la explotación, la discriminación. Esa es parte de una experiencia sufrida, por eso vi que era necesario luchar.
Por otro lado, la formación que recibí de un Jesuita, en los años 80, Padre Marcelo, de Bélgica. Con Él aprendí lo que es el compromiso cristiano. Desde allí, yo me consagré. Antes, yo sentía que era necesario hacer algo contra las injusticias, pero me entretenía con la orientación religiosa anterior que nos decían que es pecado hacer algo, es pecado. Yo sentía esa lucha interna entre lo que yo miraba en la realidad y lo que me decían que era pecado hacer algo por cambiar las injusticias. Desde aquella formación con el Jesuita comprendí mi compromiso cristiano (…), buscar las transformaciones sociales con dignidad sin importar el costo. Desde allí, me formalicé en la lucha revolucionaria.

O.I. ¿Qué le hizo perder el miedo a la cárcel, incluso a la muerte?
M.V. Yo siento que es la convicción de luchar y el sentir cristiano de que uno tiene que dar la vida por los demás. Esto me hace convencer de que yo no estoy perdido. Tengo una base cristiana y tengo una base social donde aprendí, en el campo, el sufrimiento, la explotación. La fe cristiana me hace convencer de que yo puedo arriesgarme, pero que también tengo la capacidad de evadir cualquier poder que hay en la tierra con la ayuda de Dios.

O.I. La mayoría de los ex guerrilleros se desmovilizaron y se acomodaron después de los Acuerdos de Paz. Don Mauro siguió en la lucha, ¿por qué?
M.V. Cada guerrillero tuvo su formación desde la estructura en la que estuvo. La mayoría de los guerrilleros fueron formados desde el punto de vista materialista. Entonces, se manejó una situación de capacidad de conciencia militar, pero la conciencia a veces cambia cuando no hay una fortaleza espiritual en la persona.
Yo considero que eso, a muchos de los ex combatientes, lo desvaneció al cambiar de situación de vida. Pero, también hay muchos ex combatientes que espiritualmente se consagraron en el conocimiento y en la convicción, y, ahora, siguen en la lucha. En mi caso, mi convicción religiosa, mi experiencia de sufrimiento, la compresión y la fuerza espiritual que tengo me mantiene y mantendrá en la lucha.

O.I. Ud. comenzó en la lucha social, luego transitó a la lucha militar, y finalmente se incorporó en la lucha sociopolítica, ¿por qué esos quiebres?
M.V. Por eso. Dada la coyuntura he aprendido mucho. Yo empecé en lo religioso, luego en la lucha social campesina, luego en la lucha militar. Y, ahorita, que se firmó los Acuerdos de Paz, nunca desconocí del movimiento social, inmediatamente formé el movimiento social, y sé las estrategias del movimiento social, porque nací de ese movimiento social.
La lucha militar fue transitorio, y en el momento en que lo pidió la necesidad. A la firma de los Acuerdos de Paz era necesario, pues, la lucha social. Y lo hice, porque estoy formado. Tengo la capacidad política y militar.

O.I. ¿Qué buscaban las guerrillas, y qué busca, ahora, CODECA?
M.V. Cambiar el sistema. Estoy encarcelado por que el sistema capitalista neoliberal nos asume como enemigos a todos cuantos luchamos por los derechos. En la guerrilla aprendimos a identificar al enemigo. Sé que se cometieron muchos errores, pero aprendimos de esos errores. El hostigamiento militar nos distrajo del objetivo de la construcción del poder local. Ahora, vamos por la construcción del poder de abajo hacia arriba para hacer las transformaciones estructurales.
Con la guerrilla no logramos la expansión organizativa, ahora sí tenemos organización a nivel nacional. Con la guerrilla no hemos logrado el involucramiento de la clase media, con el movimiento sí lo estamos logrando.

O.I. ¿Qué le motivó a organizar CODECA?
M.V. La misma necesidad, el mismo proceso, la misma convicción revolucionaria, el mismo compromiso cristiano. Era necesario hacer algo. Yo no tenía contacto con ningún movimiento. Los movimientos en ese tiempo eran clandestinos. Por eso tuve que formar CODECA. Yo quise integrarme a los movimientos existentes, pero no tuve oportunidad. Yo busqué a los movimientos, pero no pude encontrar en ese tiempo. Por esa razón fui obligado a formar a CODECA. Aun estando CODECA, yo quise ser miembro de otro movimiento. Yo no quería encabezar. Yo quería empujar desde abajo y que otros encabezaran. Probamos en CUC (Comité de Unidad Campesina) y en CONAMPRO, pero los líderes eran demasiados celosos. No pudimos integrarnos. Por eso, a ley tuvimos que formar CODECA con otros compañeros y compañeras.

O.I. ¿Cuáles son los impactos que deja con su lucha desde la organización?
M.V. Ahorita, yo veo que ya hay mayor organización, con una definición ideológica cada vez más clara. En el país, hay y existió montón de organizaciones pero sin definición clara de lo que se quiere. Ahora, ya existe una definición clara con visión de país. CODECA plantea hacer las transformaciones estructurales en el Estado y en la sociedad.
Esta visión política, ideológica, de transformaciones estructurales con visión de país, no teníamos antes. Antes sólo estuvimos organizados por demandas sectoriales, y no con una visión de país.

O.I. ¿Cómo hacer estas transformaciones estructurales en Guatemala?
M.V. La base principal es la organización. Para promover la organización hay que utilizar varios argumentos, varias demandas que representen a todos los sectores del país. Nuestra demanda inicial fue el acceso a tierra. Luego, los derechos laborales y la recuperación de los bienes y servicios comunes privatizados. Ahora, las transformaciones estructurales del país.
Ahorita, yo estoy en la cárcel, pero la expansión organizativa ya está. Sabía que la lucha por la recuperación de la energía eléctrica era riesgoso, pero las circunstancias organizativas eran necesarias, y no me arrepiento. Las ideas y la lucha siguen, y eso me satisface.
La gente ya tiene información y formación. Ahora, si quienes están organizados siguen optando políticamente por la derecha, pues, por lo menos ya saben a qué se atienen.
Ahora, no podemos darnos el lujo de dividir a la izquierda. Debemos fortalecer a la izquierda.

O.I. ¿Cómo cambiar la mentalidad de muchos dirigentes actuales de la izquierda política que no creen en la asamblea, desobedecen a las bases sociales, no creen en los movimientos sociales?

M.V. Esos pensamientos radicales de algunos dirigentes de la izquierda van a ser transitorios. Por un lado, porque la población se está organizando y va asumiendo responsabilidad. Por el otro lado, que también ya están caducando. Ellos están caducando físicamente e ideológicamente. Queda el nuevo liderazgo. Yo confío en el nuevo liderazgo. No en ese liderazgo idiota que ha estado, y que simplemente se han sentido de nombre revolucionarios, pero más no de acción. Lo que estamos planteando y promoviendo es una revolución de acción.

dimarts, 23 de setembre de 2014

NOTICIAS QUE NO SALEN EN LOS MEDIOS - Guatemala

NOTICIAS QUE NO SALEN EN LOS MEDIOS

#Video
PNC DISPARA CONTRA POBLACIÓN DESARMADA, crónica de los hechos

Mientras la ciudad capital celebraba un feriado mas el pasado 15 de Agosto, un contingente de la Policía Nacional Civil disparaba contra la población en Semococh Alta Verapaz, dejando como saldo trágico 3 muertos...

EL CONFLICTO:
Monte Olivo
Comunidad fundada en 1986 a orillas del río Dolores, poco después del conflicto armado interno, era un lugar tranquilo donde no habían dificultades para trabajar. La tranquilidad de Monte Olivo se vió violentada en 2008 cuando el finquero David Leonel Ponce compró la finca Xalajá en Cangüinic, para construir la represa de la hidroeléctrica Santa Rita sobre el río Dolores.

Luego de que los vecinos solicitaran una consulta comunitaria, en 2011 la empresa Hidro Santa Rita contrató maquinaria para iniciar el dragado del río en las próximidades de la comunidad.

El 9 de febrero de 2012, 20 comunidades se manifestaron en contra del proyecto hidroeléctrico y exigieron el retiro de los camiones y la maquinaria como respuesta el gobierno represivo de la "mano dura" colocó un destacamento militar en la comunidad y un puesto de control en la entrada, sin embargo la comunidad de manera organizada y pacifica logró retirar el destacamento militar el 5 de abril de 2012, a partir de ese momento el conflicto se intensifico, desde hostigamiento, criminalización de lideres del movimiento, hasta llegar al asesinato de dos niños.

A finales de enero de 2014 la represión llego a un punto álgido, pues se habían girado 16 órdenes de captura contra líderes de la Comunidad de Monte Olivo por diversas situaciones.

El 30 de julio de 2014 clandestinamente se firma un convenio entre representantes de la Hidroeléctrica, Gobierno y suspuestos representantes de la comunidad, "represenantes" que nadie conoce en la comunidad.

ENFRENTAMIENTO

Un contingente policial sin prescedentes, donde se solicitaron patrullas y agentes del El Progreso, San Marcos, Retalhuleu y muchos departamentos mas del país, se dirigia a Monte Olivo para desalojar la resitencia pacífica, en solidaridad vecinos de Semococh quisieron interrumpir el paso del contingente, estos respondieron disparando contra la población civil, muchos pobladores tuvieron que refugiarse en las montañas como en los tiempos del conflicto armado interno, el saldo trágico fue: 3 muertos, todos ellos vecinos de Semococh.

Puchica Muchá
 — amb Bayron Pérez a Semococh, Alta Verapaz, Guatemala

Comunidades en resistència contra cementeras - GUATEMALA

Las Doce Comunidades Organizadas y en Resistencia de San Juan Sacatepéquez
Ante la opinión pública, medios de comunicación, organizaciones de derechos humanos y pueblos en general, en relación a la masacre suscitada el 19 y 20 de septiembre de 2014, hace saber que:
El día viernes 19 de septiembre, alrededor de las 21:45 horas, en la comunidad los Pajoques, San Juan Sacatepéquez, se escucharon detonaciones de arma de fuego, por lo que un grupo de cinco comunitarios delegados por las autoridades locales, decidieron verificar lo que estaba sucediendo. A su encuentro salieron al menos diez hombres armados, que fueron identificados como trabajadores de la empresa cementera Cementos Progreso, quienes abrieron fuego contra los comunitarios sin mediar palabra, en donde hirieron de gravedad a tres de ellos, quienes fueron trasladados a un centro asistencial, sin embargo el compañero Juan José Pajoc Chajaj murió pocos minutos después.
Las personas de la comunidad, al ver lo sucedido, decidieron acudir al lugar para entregar a la policía a los trabajadores de la empresa cementera, sin embargo éstos se dieron a la fuga y se refugiaron en una casa particular, en donde les acompañaban un grupo aproximado de 10 personas. Aproximadamente a las 22 horas personas de la comunidad llaman a la Policía Nacional Civil, para denunciar lo sucedido y pidieron presencia policial. Sin embargo, mientras esperaban la presencia de las autoridades, los trabajadores de la empresa cementera, comenzaron a abrir fuego nuevamente en contra de las y los comunitarios que rodeaban la vivienda. Seis personas más, resultaron gravemente heridas, en donde se encuentran los hermanos Hermenegildo y Francisco Pajoc Chajaj (hermanos del comunitario asesinado momentos antes) y, posteriormente fueron trasladados de emergencia al centro asistencial de San Juan Sacatepéquez, sin embargo, dos de los compañeros heridos, incluyendo a Justo Raxon Chocón de 28 años, fallecieron en la mañana del día 20, por la gravedad de las heridas provocadas por dichos grupos paralelos de la Cementera.
Ante la negativa de la policía Nacional Civil, de acudir al lugar en donde se estaba perpetrando esta masacre, las autoridades comunitarias delegaron una comisión para solicitar a la estación de la PNC de San Juan Sacatepéquez que acudieran a la comunidad los Pajoques ya que no cesaban los ataques con armas de fuego en contra de los comunitarios. Aproximadamente a las 23:45 horas la policía accedió a acompañarlos, sin embargo a pocos kilómetros de la comunidad decidieron no continuar hasta el punto argumentando que eran pocos elementos y que solicitarían más policías antimotines para poder entrar a la comunidad, sin embargo nunca hicieron presencia en la comunidad dichos elementos para tomar el control de la situación.
12 horas después, llega el Ministerio Público, la Policía Nacional Civil y la Procuraduría de los Derechos Humanos a verificar lo sucedido. Y 15 horas después de los hechos se presenta el Ministro de Gobernación, Mauricio López B. con la intención de decretar un estado de sitio, que finalmente el Ministro impone la presencia policiaca por 2 días y 2 noches. (sábado día y noche, domingo día y noche).
Ante estos hechos DENUNCIAMOS:
1. La falta de voluntad y autoridad de la Policía Nacional Civil y Ministerio Público destacados en San Juan Sacatepéquez.
2. Que los hechos son responsabilidad total de las personas que actúan en nombre de la Empresa Cementos Progreso y la negligencia del Estado.
3. Que es una acción paramilitar con el modus operandi, aplicada durante el conflicto armado interno.
4. Que es una acción que se ha orquestado para seguir criminalizando a los comunitarios que durante muchos años ha luchado por la vida y por la tierra.
RESPONSABILIZAMOS:
1. Al Presidente de la República, Otto Fernando Pérez Molina, por no escuchar ni atender las demandas de las comunidades que han planteado en distintas oportunidades, el rechazo del mega proyecto instalado, sin las respectivas consultas que constitucionalmente se deben de hacer.
2. Al Director de la Policía Nacional Civil, Telemaco Pérez, por no tomar las medidas necesarias, ni coordinar con las sub estaciones del área, para controlar los ataques armados en contra de los comunitarios de la comunidad los Pajoques en el momento en que se solicitó su intervención para que se apersonaran en el área.
3. Al Presidente Otto Perez Molina y al Ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla por colocar los aparatos de seguridad estatal al servicio de la iniciativa privada, en este caso a la empresa Cementos Progreso.
4. Al Ministerio Publico, por ignorar la violación a los derechos humanos de la comunidad de los Pajoques, cuya acción es proteger su propiedad de la expropiación de manera obligatoria que está ejecutando la empresa CEMENTOS PROGRESO y TORANSA S.A .
5. A la Empresa Cementera: CEMENTOS PROGRESO y a la Familia Novela – Torrebiarte, por atentar contra la vida de las comunidades y emplear la violencia para desarrollar este mega proyecto que atenta contra la Madre Tierra, los recursos naturales y contra los derechos humanos de los comunitarios.
EXIGIMOS:
1. Que el Ministerio Público asuma la responsabilidad de hacer una investigación objetiva y a profundidad, de las personas que provocaron dicha masacre en la comunidad de los Pajoques.
2. A la Presidencia de la República que detenga la continuidad de dichos mega proyectos, que ha costado la sangre derramada en esta masacre.
3. A la PNC que velen por la seguridad de las grandes mayorías, en este caso, de la ciudadanía que están defendiendo los recursos naturales existentes en las 12 comunidades de San Juan Sacatepéquez.
Las 12 comunidades manifiestan su solidaridad con las familias de los mártires caídos en la defensa del territorio y reiteramos nuestra resistencia pacífica como ha sido hasta hoy día, reiterando el rechazo a los mega proyectos, instalados en nuestro territorio.
¡Nuestra resistencia es por la vida de todas y todos!
Representantes de 12 comunidades de San Juan Sacatepéquez